Te contamos lo peligrosa que es la aparición del musgo, el moho y de los líquenes en el tejado y de cómo prevenirlo.

Limpiar el tejado del musgo y los líquenes, no solo es algo importante por el aspecto de la fachada de la casa. El hongo y musgo en el tejado retiene la humedad, lo que aumenta el impacto negativo de las temperaturas en el material del tejado. Además, aumenta las fisuras y las brechas en el tejado, y crea un entorno perfecto para el habitad de escarabajos, hormigas y otros insectos.

Hongo y musgo en el tejado

Tipos de hongos

Los musgos son plantas pequeñas cuya longitud solo ocasionalmente supera los 50mm. Forman acumulaciones densas en zonas sombreadas, a menudo cerca del agua, aunque pueden aparecer en áreas relativamente abiertas y secas.

El moho es una variedad de hongo que crea colonias extensas en lugares cálidos y húmedos. Al aparecer sobre la superficie de los materiales de construcción y acabado, participan activamente en la biocorrosión y biodegradación, que pueden llevar a la destrucción física del material.

Los líquenes son asociaciones de hongos y algas verdes microscópicas que consumen minerales de polvo y agua de lluvia. Viven en superficies abiertas y desprotegidas (incluyendo piedras, cemento e incluso metal oxidado), ya que toleran condiciones extremas: temperaturas altas y bajas, ambientes ácidos y alcalinos, rayos UV.

Causas de la aparición del musgo y del moho

Se forman y crecen en tejados con cualquier tipo de recubrimiento que tenga una superficie rugosa o porosa. Con el tiempo, el polvo y la suciedad de acumulan, junto a los excrementos de aves, restos de hojas y de arboles que crecen cerca de la casa. Todo ello rellena los huecos del relieve y los obstruyen.

El entorno favorable para el desarrollo de hongo y musgo en el tejado incluye agua de lluvia y condensado. Incluso el clima de la zona, la proximidad de la casa a los embalses y la orientación de la casa juegan un papel importante. No es casualidad de que el musgo y los líquenes aparezcan con mayor frecuencia en las laderas norte y noroeste con menos luz solar y calor.

Otros factores favorables son la proximidad al bosque, territorios pantanosos, ríos, lagos y mares.

Se podría evitar siguiendo las recomendaciones de los fabricantes del tejado y con la limpieza regular una o dos veces al año. Pero la práctica muestra que pocos lo hacen regularmente. La mayoría comienza a buscar métodos para combatir el musgo y el liquen solo cuando notan los primeros signos de que el tejado está dañado.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *