Pintar la cocina con sus propias manos no es difícil, incluso un principiante puede aprender a hacerlo. Prepare todo lo que necesita: escalera, rodillo, brocha, pintura. Proteja las zonas que se podrían mancha, el suelo, las ventanas, cubra los muebles, la puerta y los electrodomésticos. Coloque un trapo sobre el que irán todos los materiales y herramientas.

Cumpla con las reglas comunes a todos los tipos de pintura:

  • Hay que pintar toda la pared de una vez para conseguir un color y textura uniformes
  • Primero debe delimitar la zona a pintar, con ayuda de una brocha (no con el rodillo), los contornos debajo del techo y los zócalos.
  • El rodillo debe mojarse de tal forma que la pintura se distribuya uniformemente sobre él, así la pintura se extenderá sobre la pared de forma igual y sin chorrear ni dejar zonas vacías. El excedente debe ser eliminado en el borde del bote.
  • Para pintar esquinas, marcos de ventanas, etc. Es mejor utilizar brochas de 50mm.

La forma de pintar la cocina también depende del tipo de pintura que haya elegido para realizar el trabajo:

Aplicar pintura a base de agua

Es fácil de pintar con este tipo de pinturas. Puede elegir la pintura del color deseado o crear su propio color con ayuda de tintes añadidos a la pintura base blanca, de acuerdo con las instrucciones del fabricante. La pintura resultante se vierte en una bandeja especial, sumergimos el rodillo en ella y aplicamos una capa uniforme con este rodillo sobre la pared.

Primero en forma de W desde el techo al suelo. Intente evitar que el rodillo salpique. Así pintamos todas las zonas a pintar definidas previamente.

Después con ligeros movimientos del rodillo, arriba y abajo, cubrimos con una segunda capa de pintura. Después de pintar un fragmento de la pared, pasamos al siguiente.

Otra forma de hacerlo: si se pinta con dos capas de pintura, la primera debe ser horizontal y la segunda vertical. Si desea 3 capas, es mejor alternarlas, vertical/ horizontal/vertical. No es necesario esperar a que se seque del todo cada capa de la pintura.

Aplicación de pintura alquídica

Este proceso es algo más complicado, ya que el material en si es más denso. Se aplica en dos capas: la primera es un retoque con una brocha y la segunda, uniforme, con ayuda de un rodillo. Para una tercera capa, la segunda debe ser horizontal y la tercera vertical. Antes de cada siguiente capa, la anterior debe secarse.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *