Le explicamos porque es mejor limpiar el jueves, que son los “puntos calientes” y porque debe colgar su ropa en forma de conjuntos de antemano, unas simples reglas de limpieza que le ayudarán en su día a día.

Una de las reglas de limpieza, haga limpieza el jueves

El comienzo de la semana laboral requiere de demasiado esfuerzo, por lo que la limpieza del apartamento, por lo general, se deja para el viernes o el fin de semana.  Rompa el sistema y haga limpieza el jueves. Así, el viernes después del trabajo, podrá quedar con amigos con la conciencia tranquila, y levantarse en un piso limpio el sábado por la mañana.

Dicha planificación le permitirá concentrarse en la limpieza el jueves y seguir estas reglas de limpieza, ya que tendrá solo dos o tres horas, y hará mas que si alarga la odiada limpieza durante todo el fin de semana, distrayéndose para ver la televisión o picar algo. Además, el jueves se siente como un día normal de trabajo, cuando todavía estas en plena forma, y no duele tanto pasar la tarde recogiendo.

Colgar la ropa en conjuntos

La limpieza de los armarios es siempre ardua. Por las mañanas, atravesamos pilas de camisetas, descolgamos ropa de las perchas en busca de aquella única que queremos. Como resultado, el tiempo y nervios desperdiciados, y el desorden aun mayor. Por lo tanto, la próxima vez que cuelgue la ropa en el armario, divídala en conjuntos para coger una percha y poneros todo el conjunto. Puede preparar no solo pantalones y camisas, vestidos y chaquetas, sino y también cinturones, ropa interior, joyas y bolsos.

Almacenamiento abierto para las pequeñas cosas

Para no abrir cada dia los bolsos y cajones, bolsillos y revisar mesas. Encuentre un lugar para aquellas pequeñas cosas que necesita a diario. Ponga en una cajita sus llaves, cartera, cargador, tarjetas de autobús, etc. Tampoco deberá ordenar todas las semanas los cajones y las mesitas.

Realice mini limpiezas

Para que el jueves pueda recoger todo el piso en un par de horas, recoja gradualmente todos los días, por ejemplo, mientras se prepara la cena en el horno o en la olla a presión. Para evitar que este ritual asuste y lo intente omitir, programe un cronómetro de veinte o treinta minutos, durante el cual limpie activamente alguna habitación y se detenga en cuanto suene la señal. En ese tiempo podrá recoger la basura, lavar los platos, fregar los suelos o poner una lavadora con ropa sucia. Lo principal, centrarse cada día en una habitación diferente.

No se olvide del frigorífico, reglas de limpieza

Cada vez que busque algo en el frigorífico, tire algo viejo o coloque las salsas en un estante. Al mismo tiempo añada cosas a su lista de la compra, así sabrá que es lo que falta y lo apuntara al instante. Esto también facilitara ir a la tienda después del trabajo, no tendrá que dar infinitas vueltas recordando lo que debe comprar.

Una vez al mes saque la comida y limpie los estantes. Si sigue estos consejos no tendrá productos estropeados y todo ello no gastara más de 20 minutos de su tiempo.

Extinga los “puntos calientes” inmediatamente

Cada casa tiene un lugar que se ensucia y abarrota más rápido. Por ejemplo, en el escritorio se acumulan tazas y platos, papel sucio y documentos que necesitan estar organizados por carpetas. Trata de dedicarle 15 minutos en cuanto vea que la zona está fuera de control.

Categorías: Consejos

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *